El pasado 1 de marzo de 2019, físicos solares rusos anunciaron lo que lleva años sabíendose (y ocultándose) al hombre: se acerca una glaciación para el año 2030 provocada por la baja actividad solar.

Este hecho conocido como el mínimo de Gleissberg, ya se ha producido en anteriores fases de la historia: en el siglo XIII con una gran actividad solar que marcó la bonanza del medievo y la explosión del gótico, con temperaturas que subieron hasta 2 grados por encima de la media actual, y en la segunda parte del siglo XVII con un mínimo conocido como el mínimo de Maunder, con temperaturas 1,5 grados por debajo de la actual.

Se nos viene frío, digan lo que digan los académicos.

Es de sobras conocido que llevan años intentado pararlo (con geoingeniería). Los ensayos de manipulación climática se hacían abiertamente en los años 50, ya que aparecieron ampliamente publicados en la prensa de la época. Es de tonto y de ingenuo, pensar que si esto se hacía hace 70 años, no se esté haciendo hoy en dia en nuestra cara.

Lo que digo: los últimos en enterarse de estas cosas, serán los científicos académicos.

 

Físicos rusos han alertado de que la actividad electromagnética del Sol se ha mantenido muy débil en los últimos días y se encuentra por debajo del umbral de sensibilidad de los aparatos que monitorean su dinámica.

Un comunicado emitido este 1 de marzo por el Laboratorio de Astronomía Solar del Instituto de Física Lébedev de la Academia de Ciencias de Rusia no esconde la sorpresa de los expertos por lo ocurrido, e incluso califica de "imposible" lo que están observando en sus pantallas.

Los estudiosos confiesan que lo primero que se les ocurrió fue preguntarse si "las pantallas satelitales funcionaban correctamente". Pero tras comprobarlo han constatado que los aparatos científicos funcionan "sin fallos, pero ha ocurrido algo 'imposible': el nivel de la radiación solar en onda corta ha disminuido en unas 100 veces y cayó por debajo del umbral de sensibilidad de los dispositivos".

Fulguraciones solares al nivel 0

1953-2019 Laboratory of X-ray astronomy of the Sun, Lebedev Institute, Russia

La radiación de onda corta ("Roentgen suave", según el comunicado) solo se forma durante procesos activos como las llamaradas solares, explican los físicos. Si observan un crecimiento rápido de la radiación en los datos del monitoreo, eso significa que se produjo una fulguración en alguna región de nuestro astro.

Mientras tanto, el Sol actualmente "se está deshaciendo no solo de la actividad a gran escala, sino que también de la actividad a pequeña escala". La amplitud de las llamaradas "micro y nano" ha disminuido y ahora es decenas de veces inferior.

1953-2019 Laboratory of X-ray astronomy of the Sun, Lebedev Institute, Russia

Eso sucedió "de manera bastante inesperada", puesto que hace unos meses "hubo augurios del comienzo de un nuevo ciclo" de actividad, admiten los investigadores. Sin embargo, en lugar de un rápido crecimiento de la amplitud de fulguraciones, "nuestra estrella se hundió aún más" respecto a los índices mínimos registrados hasta ahora.

Los físicos rusos no se atreven a pronosticar si el astro va a salir de sus niveles mínimos de actividad en los próximos meses o si, al contrario, el "invierno solar" durará un tiempo indeterminado.

 

Una mini edad de hielo viene según una matemática del Reino Unido que ha creado un modelo certero en un 97%

La investigación más reciente para examinar este tema proviene de la Reunión Nacional de Astronomía en Gales, donde Valentina Zharkova , profesora de matemáticas de la Universidad de North Umbria (Reino Unido), presentó un modelo que puede predecir cómo se verán los ciclos solares con mucha más precisión que antes posible.

Ella afirma que el modelo puede predecir su influencia con una precisión del 97 por ciento , y dice que muestra que la Tierra se dirige a una "mini edad de hielo " en aproximadamente quince años.

Según la Royal Astronomical Society (RAS):

Un nuevo modelo del ciclo solar del Sol está produciendo predicciones precisas sin precedentes de irregularidades dentro de los 11 años de latidos del sol.

 

El modelo se basa en los efectos de dinamo en dos capas del Sol, una cerca de la superficie y otra dentro de su zona de convección.

 

Las predicciones del modelo sugieren que la actividad solar caerá en un 60 por ciento durante la década de 2030 a las condiciones vistas por última vez durante la 'mini edad de hielo' que comenzó en 1645.

Zharkova y su equipo idearon el modelo utilizando un método llamado "análisis de componentes principales" de las observaciones de campo magnético, del Observatorio Solar Wilcox en California.

Mirando hacia los próximos ciclos solares, su modelo predice que de 2030 a 2040 habrá una reducción significativa en la actividad solar, lo que nuevamente conducirá a una mini edad de hielo.

De acuerdo con Zharkova:

En el ciclo 26, las dos ondas se reflejan exactamente entre sí, alcanzando su punto máximo al mismo tiempo pero en hemisferios opuestos del Sol.

 

Su interacción será disruptiva, o casi se cancelarán entre sí. Predecimos que esto conducirá a las propiedades de un " mínimo de Maunder ".

 

Efectivamente, cuando las ondas están aproximadamente en fase, pueden mostrar una fuerte interacción o resonancia, y tenemos una fuerte actividad solar. Cuando están fuera de fase, tenemos mínimos solares.

Cuando hay una separación de fase completa, tenemos las condiciones vistas por última vez durante el mínimo de Maunder, hace 370 años.

 

 

Enfriamiento global reemplazará la tendencia de calentamiento que comenzó hace 4.000 años, dicen científicos chinos

Un nuevo estudio (Shrinkage of East Asia Winter Monsoon Associated with Increased ENSO Events since the Mid-Holocene) ha encontrado que los inviernos en el norte de China se han estado calentando desde el año 4.000 a.C. - independientemente de la actividad humana - pero los científicos del continente detrás de la investigación advierten que,

no hay lugar para la autocomplacencia o la inacción ante el cambio climático, con la perspectiva de un enfriamiento global repentino que también representa un peligro.

El estudio reveló que los vientos de la Siberia ártica se han debilitado cada vez más, que la línea de coníferas se ha ido retirando hacia el norte y que ha habido un aumento constante de la biodiversidad en una tendencia general de calentamiento que continúa hoy en día.

Parece tener poco que ver con el aumento de los gases de efecto invernadero que comenzó con la revolución industrial, según los investigadores.

El científico principal, el Dr. Wu Jing, del Laboratorio Clave de Geología Cenozoica y Medio Ambiente del Instituto de Geología y Geofísica, parte de la Academia China de Ciencias, dijo que el estudio no había encontrado evidencia de influencia humana en los cálidos inviernos del norte de China.

"Las fuerzas impulsoras incluyen el sol, la atmósfera y su interacción con el océano", dijo Wu.

"No hemos detectado evidencia de influencia humana. Pero eso no significa que podamos relajarnos y no hacer nada".

Moon Lake, un pequeño lago volcánico escondido
en el bosque profundo de la cordillera del Gran Khingan de China,
donde un equipo de científicos pasó más de una década
estudiando los secretos escondidos en sus sedimentos.
Foto: Baidu

A Wu y sus colegas les preocupa que, a medida que las sociedades se acostumbren más al concepto del calentamiento global, la gente desarrollará una confianza equivocada en nuestra capacidad de controlar el cambio climático.

La naturaleza, nos advirtieron, puede engañarnos y atraparnos totalmente desprevenidos, causando caos, pánico, hambruna e incluso guerras a medida que el sistema climático mundial se altera.

Ya hay señales alarmantes, según su artículo, que han sido aceptadas para su publicación por la revista en línea Journal of Geophysical Research: Atmospheres.

Wu y sus colegas pasaron más de una docena de años estudiando los sedimentos bajo el Lago Moon, un pequeño lago volcánico escondido en los profundos bosques de la cordillera del Gran Khingan, en la región autónoma china de Mongolia Interior. Encontraron que el calentamiento invernal durante los últimos 6.000 años no había sido un viaje tranquilo, con altibajos que ocurrían cada 500 años.

Sus hallazgos confirmaron un estudio anterior de un equipo separado de científicos chinos, publicado por la revista en línea Scientific Reports en 2014, que detectó por primera vez el patrón cíclico de 500 años de los monzones de verano de China y lo relacionó con la actividad solar.

La investigación de 2014, que se basó en datos de 5.000 años, sugirió que la actual fase cálida del ciclo podría terminar en las próximas décadas, dando paso a una fase fría de 250 años, que podría conducir a una desaceleración parcial del calentamiento global provocado por el hombre.

Wu dijo que el último estudio, con 10.000 años de datos nuevos, no sólo ayudó a dibujar un cuadro más completo del ciclo de 500 años, sino que también reveló un mecanismo previamente desconocido detrás del fenómeno, que sugería que el impacto del sol en el clima de la Tierra podría ser mayor de lo que se pensaba.

Según Wu, la variación en la actividad solar por sí sola no suele ser lo suficientemente fuerte como para inducir los rápidos cambios en la vegetación que el equipo de investigación registró en los núcleos sedimentarios del Lago Moon.

En cambio, los científicos encontraron que,

el impacto del calentamiento fue amplificado por una interacción masiva y aleatoria entre el agua de la superficie del mar y la atmósfera en el Océano Pacífico conocida como El Niño-Oscilación del Sur.

Como resultado de los hallazgos de la investigación, Wu dijo que ahora estaba más preocupada por el enfriamiento que por el calentamiento.

"Una caída brusca de la temperatura no beneficiará a nadie. El mayor problema es que sabemos que vendrá, pero no sabemos exactamente cuándo".